My Blog List Tabernáculo Prensa de Dios

Tuesday, November 15, 2016

Una oposición llamada Soberbia


La soberbia ha sido una conducta que arroja, desde tiempo inmemorial, resultados destructivos que van agrietando poco a poco los valores de famiia y espirituales, fundamento esencial para la edificación de una sociedad. Menospreciar ha sido una constante en la existencia humana.

Echemos, por ejemplo, un vistazo a la experiencia del profeta Ezequiel, cuando declaró que la maldad de Sodoma consistió en parte por la “soberbia” que envolvió a sus líderes hasta llegar a tener “abundancia de ociosidad, y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso”. Ezequiel 16:49.
Muchas veces cuando se tiene poder, se introduce como una especie de olvido por parte de gobernantes y líderes; también a lo interno de muchas congregaciones, que perjudica a una gran mayoría;  que un día fue instrumento de bendición establecido para la conquista y la victoria.
Una vez, la soberbia,  se adueñó de la nación de Moab, al respecto, Isaías explica: “Hemos oído la soberbia de Moab; muy grandes son su soberbia, su arrogancia y su altivez; pero sus mentiras no serán firmes”.  Isaías 16:6.
Comunica Isaías, quien fuera vocero de la voluntad de Dios en aquel tiempo, la dimensión enorme que arropó a los dirigentes de aquel colectivo para hacer daño, generando arrogancia , altivez y mentiras.
En los tiempos que vivimos, debemos permanecer en observancia de los principios bíblicos, hoy más que nunca, debido a que se han levantado brotes de soberbia y altivez de espíritu, dentro y fuera de la Iglesia, y no es un secreto para nadie; el padecimiento de grandes sufrimientos que muchos hermanos y hermanas y personas de la sociedad, están pasando por causa de esos agentes de la carne, que el Señor los reprenda en el nombre de Jesús.
Dios advierte por medio del Apóstol Pablo hablando a Timoteo acerca del carácter con que se mostrarían los hombres en los días postreros, dice:
“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.  2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,
3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno,
4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,
5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”.  2 Timoteo 3:1-5.
La manifestación de la soberbia y sus diferentes comportamientos se hacen visible en el día a día, altanería- que se siente superior a los demás-, altivez de espíritu, engreimiento, complejo de altura, pavo real, grandeza y de remolino, no obra la voluntad ni la misericordia de Dios, porque “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”, dice Su Palabra. Santiago 4:6. 
-Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.- Proverbios 16:18.
"Señor, guarda a tu pueblo de heridas, golpes y frustraciones que otros/as quieran llevar a cabo contra tus elegidos/as, en el nombre de Jesús”. Amén.
"DIOS RESISTE A LOS SOBERBIOS"

Dice el Señor Jesús: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”. San Mateo 11:29 

Cuando el Padre nos trae al Señor Jesús, es para salvarnos, pero también para aperturar en nosotros la oportunidad de darle a ÉL un servicio, el mismo tiene como punto de partida una plataforma de humildad.
A mi memoria viene el Apóstol Pablo cuando estaba en Mileto, allí éste hizo llamar a los ancianos de la Iglesia, y en su discurso de despedida de Mileto, les habló diciendo:
“ Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos”;  Hechos 20:18,19.
Pablo desarrolló en base a humildad un Ministerio bajo muchas lágrimas y pruebas, ejemplo digno de imitar en estos tiempos, cuando, precisamente, hay carencia de humildad en la Iglesia de Jesucristo, y fuera de ella.
El Rey de reyes y Señor de señores, Jesús, es manso y humilde de corazón, apasible, afable, paciente, pacifico, misericordioso, compasivo, y pensar que hay gente que nos tienen tan en poco, que no se acuerdan que existimos.
Esto debería servir de reflexión a quienes se creen vivir en una “casa en el aire” y que embriagados de poder y arrogancia, nunca se imaginan que un día desde algún lugar, le pasarán factura por el uso de la soberbia, la altanería y la arrogancia, la altivez y el orgullo, y eso podría ocurrir en cualquier momento, quizás esté a la vuelta de la esquina. Dios es Juez Justo.
En los idiomas hebreo y griego se considera la humildad como una humillación de la mente, algo que no se levanta mucho de la tierra, por lo que en todo momento el discípulo de Jesucristo está llamado a ser como su Señor, actuando con modestia, que es un retrato de humildad ante su prójimo.
El trato que debe ejercer con sus semejantes un siervo de Jesús parte de lo que ha aprendido de ÉL, y no de nadie más, la agenda de la Iglesia es muy distinta a la del mundo, dice la Palabra de Dios que debe ejecutarse “Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor” Efesios 4:2.
Dice más, “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”; Filipenses 2:3.
Asumir un comportamiento contrario a manejarse con 
humildad, produce una reacción de Dios que nadie desea, reflexionemos sobre esto “revestíos de humildad; porque Dios resiste a los soberbios”. 1 Pedro 5:5.
Desde los tiempos antiguos Dios viene advirtiendo acerca de la humildad y la arrogancia, “Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos”. Salmos 138:6.
La experiencia del rey Nabucodonosor enseña que cuando la altivez se apodera del ser humano, podríamos pasar por momentos muy difíciles a causa de una conducta para nada aconsejable, como los vividos por este soberano terrenal en el campo durante siete años, comiendo hierbas con los animales.
La enseñanza de la Palabra De Dios es muy diversa sobre este tema, la siguiente es impresionante : “y dijo: «¡Qué grande es Babilonia! ¡Yo fui quien la hizo grande y hermosa, para mostrar mi poder a todo el mundo!» 31 Todavía estaba hablando el rey, cuando se oyó una voz del cielo que le dijo: «Rey Nabucodonosor, a partir de este momento dejarás de ser rey. 32 No vivirás ya entre la gente, sino que vivirás siete años entre los animales. Comerás hierba del campo, como ellos, hasta que reconozcas que el Dios altísimo es el único rey de este mundo. Sólo Dios puede hacer rey a quien él quiere que sea rey». 33 Estas palabras se cumplieron inmediatamente, y el rey dejó de vivir entre la gente. Comía pasto, como los toros, y se bañaba con el rocío del cielo. Sus cabellos parecían plumas de águila, y sus uñas parecían garras de pájaro.   
Nabucodonosor sana de su locura

Finalmente, Nabucodonosor dejó de estar loco, y adoró a Dios,  cuenta la historia bíblica: 34 «Al cabo de los siete años, yo, Nabucodonosor, dejé de estar loco. Entonces levanté los ojos al cielo y le di gracias al Dios altísimo, que vive para siempre. Lo alabé y le dije: “Tu poder durará para siempre, y tu reino no tendrá fin”.  Daniel 4:30-34 Traducción en lenguaje actual (TLA).

Oración:Señor, líbranos de la soberbia y sus efectos secundarios, en el nombre de Jesús!!! Amén.
MARANATHA, EL SEÑOR VIENE!!! AMÉN!
Pastor
Antonio Regalado

Una oposición llamada Soberbia



La soberbia ha sido una conducta que arroja, desde tiempo inmemorial, resultados destructivos que van agrietando poco a poco los valores de famiia y espirituales, fundamento esencial para la edificación de una sociedad. Menospreciar ha sido una constante en la existencia humana.
Echemos, por ejemplo, un vistazo a la experiencia del profeta Ezequiel, cuando declaró que la maldad de Sodoma consistió en parte por la “soberbia” que envolvió a sus líderes hasta llegar a tener “abundancia de ociosidad, y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso”. Ezequiel 16:49.
Muchas veces cuando se tiene poder, se introduce como una especie de olvido por parte de gobernantes y líderes; también a lo interno de muchas congregaciones, que perjudica a una gran mayoría;  que un día fue instrumento de bendición establecido para la conquista y la victoria.
Una vez, la soberbia,  se adueñó de la nación de Moab, al respecto, Isaías explica: “Hemos oído la soberbia de Moab; muy grandes son su soberbia, su arrogancia y su altivez; pero sus mentiras no serán firmes”.  Isaías 16:6.
Comunica Isaías, quien fuera vocero de la voluntad de Dios en aquel tiempo, la dimensión enorme que arropó a los dirigentes de aquel colectivo para hacer daño, generando arrogancia , altivez y mentiras.
En los tiempos que vivimos, debemos permanecer en observancia de los principios bíblicos, hoy más que nunca, debido a que se han levantado brotes de soberbia y altivez de espíritu, dentro y fuera de la Iglesia, y no es un secreto para nadie; el padecimiento de grandes sufrimientos que muchos hermanos y hermanas y personas de la sociedad, están pasando por causa de esos agentes de la carne, que el Señor los reprenda en el nombre de Jesús.
Dios advierte por medio del Apóstol Pablo hablando a Timoteo acerca del carácter con que se mostrarían los hombres en los días postreros, dice:
“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.  2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,
3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno,
4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,
5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”.  2 Timoteo 3:1-5.
La manifestación de la soberbia y sus diferentes comportamientos se hacen visible en el día a día, altanería- que se siente superior a los demás-, altivez de espíritu, engreimiento, complejo de altura, pavo real, grandeza y de remolino, no obra la voluntad ni la misericordia de Dios, porque “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”, dice Su Palabra. Santiago 4:6. 
-Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.- Proverbios 16:18.
"Señor, guarda a tu pueblo de heridas, golpes y frustraciones que otros/as quieran llevar a cabo contra tus elegidos/as, en el nombre de Jesús”. Amén.
"DIOS RESISTE A LOS SOBERBIOS"

Dice el Señor Jesús: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”. San Mateo 11:29 

Cuando el Padre nos trae al Señor Jesús, es para salvarnos, pero también para aperturar en nosotros la oportunidad de darle a ÉL un servicio, el mismo tiene como punto de partida una plataforma de humildad.
A mi memoria viene el Apóstol Pablo cuando estaba en Mileto, allí éste hizo llamar a los ancianos de la Iglesia, y en su discurso de despedida de Mileto, les habló diciendo:
“ Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos”;  Hechos 20:18,19.
Pablo desarrolló en base a humildad un Ministerio bajo muchas lágrimas y pruebas, ejemplo digno de imitar en estos tiempos, cuando, precisamente, hay carencia de humildad en la Iglesia de Jesucristo, y fuera de ella.
El Rey de reyes y Señor de señores, Jesús, es manso y humilde de corazón, apasible, afable, paciente, pacifico, misericordioso, compasivo, y pensar que hay gente que nos tienen tan en poco, que no se acuerdan que existimos.
Esto debería servir de reflexión a quienes se creen vivir en una “casa en el aire” y que embriagados de poder y arrogancia, nunca se imaginan que un día desde algún lugar, le pasarán factura por el uso de la soberbia, la altanería y la arrogancia, la altivez y el orgullo, y eso podría ocurrir en cualquier momento, quizás esté a la vuelta de la esquina. Dios es Juez Justo.
En los idiomas hebreo y griego se considera la humildad como una humillación de la mente, algo que no se levanta mucho de la tierra, por lo que en todo momento el discípulo de Jesucristo está llamado a ser como su Señor, actuando con modestia, que es un retrato de humildad ante su prójimo.
El trato que debe ejercer con sus semejantes un siervo de Jesús parte de lo que ha aprendido de ÉL, y no de nadie más, la agenda de la Iglesia es muy distinta a la del mundo, dice la Palabra de Dios que debe ejecutarse “Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor” Efesios 4:2.
Dice más, “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”; Filipenses 2:3.
Asumir un comportamiento contrario a manejarse con 
humildad, produce una reacción de Dios que nadie desea, reflexionemos sobre esto “revestíos de humildad; porque Dios resiste a los soberbios”. 1 Pedro 5:5.
Desde los tiempos antiguos Dios viene advirtiendo acerca de la humildad y la arrogancia, “Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos”. Salmos 138:6.
La experiencia del rey Nabucodonosor enseña que cuando la altivez se apodera del ser humano, podríamos pasar por momentos muy difíciles a causa de una conducta para nada aconsejable, como los vividos por este soberano terrenal en el campo durante siete años, comiendo hierbas con los animales.
La enseñanza de la Palabra De Dios es muy diversa sobre este tema, la siguiente es impresionante : “y dijo: «¡Qué grande es Babilonia! ¡Yo fui quien la hizo grande y hermosa, para mostrar mi poder a todo el mundo!» 31 Todavía estaba hablando el rey, cuando se oyó una voz del cielo que le dijo: «Rey Nabucodonosor, a partir de este momento dejarás de ser rey. 32 No vivirás ya entre la gente, sino que vivirás siete años entre los animales. Comerás hierba del campo, como ellos, hasta que reconozcas que el Dios altísimo es el único rey de este mundo. Sólo Dios puede hacer rey a quien él quiere que sea rey». 33 Estas palabras se cumplieron inmediatamente, y el rey dejó de vivir entre la gente. Comía pasto, como los toros, y se bañaba con el rocío del cielo. Sus cabellos parecían plumas de águila, y sus uñas parecían garras de pájaro.   
Nabucodonosor sana de su locura

Finalmente, Nabucodonosor dejó de estar loco, y adoró a Dios,  cuenta la historia bíblica: 34 «Al cabo de los siete años, yo, Nabucodonosor, dejé de estar loco. Entonces levanté los ojos al cielo y le di gracias al Dios altísimo, que vive para siempre. Lo alabé y le dije: “Tu poder durará para siempre, y tu reino no tendrá fin”.  Daniel 4:30-34 Traducción en lenguaje actual (TLA).

Oración:Señor, líbranos de la soberbia y sus efectos secundarios, en el nombre de Jesús!!! Amén.
MARANATHA, EL SEÑOR VIENE!!! AMÉN!
Pastor
Antonio Regalado

Thursday, October 27, 2016

Wednesday, October 26, 2016

EL SEÑOR DERROTA A LOS ENEMIGOS DE SU PUEBLO

Deuteronomio 28:7 Reina Valera Gómez

Jehová hará que los enemigos que se levantan contra ti sean derrotados delante de ti; por un camino saldrán contra ti y por siete caminos huirán de delante ti.

AMÉN!

Tuesday, October 25, 2016

AÚN CON EL ALMA AFLIGIDA EL SALMISTA ORÓ A DIOS.

Salmos 141:3-5 La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH)

3 Señor, pon en mi boca un centinela que vigile a la puerta de mis labios. 4 No dejes que mi corazón se incline al mal,
que cometa injusticias con los malhechores.
¡Que no pruebe yo sus manjares! 5 Que el justo por amor me corrija y me reprenda,
que el aceite del malvado no perfume mi cabeza, que mi oración se alce frente a sus maldades.

PALABRA INSPIRADA POR EL ESPÍRITU SANTO

hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.
Efesios 5:19-20 RVR1960

PALABRA DE DIOS

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.
S.Juan 3:36 RVR1960